¿Qué es la Clínica jurídica de la UIB?

La Clínica jurídica de la UIB es un espacio de formación teórica y práctica donde se presta un servicio a la comunidad. Se trabajan casos reales en los que tanto el estudiante como el tutor profesional, que es un jurista, se involucran personalmente conociendo el trabajo de la entidad colaboradora y el contexto social y a veces personal de cada caso. El estudiante trabaja casos reales, en curso o ya resueltos; hace entrevistas, interactúa con otras partes del proceso y trabaja dentro del equipo de la entidad colaboradora. Como en la metodología aplicable a la realización de prácticas, en general, «aprende haciendo», pero, además, se aprenden valores y experiencias que no siempre se encontrarán en la mayoría de ámbitos profesionales para los que se prepara el estudiante en la universidad. Se basa en la educación jurídica clínica, un modelo de formación en Derecho basado en la conexión con la realidad social y jurídica que tiene una gran implantación académica y social especialmente en países del ámbito anglosajón y que en España todavía pocas universidades siguen.

En la Universidad de las Islas Baleares se implantó este modelo de formación en 2012 como programa de prácticas externas de la Facultad de Derecho. En estos momentos funcionan tres clínicas jurídicas: «Alimentos y Solidaridad» en la ONG Solidarios de Montisión, «Extranjería e Inmigración» a Cáritas, y «Asilo y Refugio» a Cruz Roja. La UIB ha firmado convenios de colaboración con el Colegio de Abogados de las Islas Baleares y con las entidades mencionadas para que abogados / as voluntarios participen en este programa como tutores de los alumnos en prácticas de las clínicas jurídicas.

Con la Clínica Jurídica de la UIB se pretende que los estudiantes de los cursos superiores de Derecho accedan a la práctica de modo que, a la vez que amplían sus conocimientos teóricos, adquieren las competencias profesionales necesarias para la práctica jurídica, y además reciben una sensibilización directa hacia colectivos discriminados o vulnerables, que difícilmente olvidan, algo que probablemente no encuentren en su carrera profesional.

Mediante este programa se desarrolla también la tarea de concienciación y de responsabilidad social que corresponde a la Universidad implicándose en los problemas que vive nuestra sociedad y en particular las personas en riesgo de exclusión social.

Las prácticas externas de la Clínica jurídica tienen una duración de cuatro a seis meses, dependiendo del programa.

Al final de este periodo los alumnos deben entregar una memoria con el resumen de todos los casos tratados y la resolución de cada caso y, en caso de ser aceptada, las prácticas tienen un reconocimiento de 6 créditos ECTS equivalentes a 180 horas de prácticas externas.